Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
31 marzo 2014 1 31 /03 /marzo /2014 22:54

La propuesta de suprimir el impuesto sobre transmisiones patrimoniales (ITP), un tributo que grava la compraventa de viviendas segunda mano, es una de las recomendaciones que se incluyen en el informe de la comisión de expertos para la reforma fiscal que está preparado el Gobierno. Su eliminación supondría un ahorro fiscal de 15.000 euros al comprar una vivienda usada con un precio medio de 150.000 euros. La recomendación tiene difícil aplicación, y no pasará el filtro de Hacienda.

Según el informe de la “comisión de expertos“ presidida por Manuel Lagares para la futura reforma tributaria: “La existencia del ITP supone gravar dos veces el mismo bien, dado que la vivienda ya fue gravada por el IVA en su momento. Eso desincentiva las transacciones sobre viviendas de segunda mano y resulta, por tanto, ineficiente”.

El impuesto sobre transmisiones tiene su equivalente en la mayoría de países de la Unión Europea y durante el boom inmobiliario supuso una de las principales fuentes de ingresos de las comunidades autónomas, que deberían ser compensadas si el Gobierno central suprime el impuesto. Los expertos también defienden eliminar el impuesto sobre actos jurídicos documentados, un gravamen que se aplica en operaciones como la firma de un crédito hipotecario y que llegó a aportar 8.000 millones de euros a las comunidades en 2006.

El informe de la comisión reconoce que su propuesta de suprimir estos dos impuestos resulta polémica y, en caso de llevarse a cabo, generaría una fuerte disputa y una larga negociación entre la Administración central y las comunidades. Además, si bien la capacidad recaudatoria del impuesto sobre transmisiones y actos jurídicos documentados se ha reducido, los Ejecutivos regionales ingresan por ambos tributos en torno a 5.000 millones, cantidad que dejarían de recibir en caso de aplicar las recomendaciones. Un importe nada desdeñable en un contexto de obligada reducción del déficit. En este sentido, los expertos argumentan que su medida podría posponerse hasta que mejore la situación de las finanzas públicas.

En el año 2006, en pleno boom inmobiliario, las comunidades llegaron a ingresar más de 10.000 millones por el impuesto sobre transmisiones patrimoniales, una cifra que hoy apenas supera los 3.000 millones. En cualquier caso, la recaudación todavía es significativa y, en principio, debería aumentar en los próximos años, ya que el sector inmobiliario prácticamente ha tocado fondo o se encuentra muy cerca de hacerlo.

La propuesta, tampoco no ha gustado a los promotores, que en caso de adoptarse, las viviendas de segunda mano ganarían más atractivo aún y dificultaría la salida al enorme stock de viviendas nuevas. Esta medida, sin embargo, sí beneficiaría a las entidades financieras y a la Sareb, cuyos pisos suelen proceder de una segunda o tercera transmisión. Esto significa que ya tributaron por IVA y, por lo tanto, la venta ahora está sujeta a ITP, un impuesto autonómico y con un tipo impositivo que varía en función de la comunidad autónoma. La mayoría ha optado por fijar un gravamen del 10%, aunque Madrid aplica un tipo del 6%.

El Gobierno ya ha descartado algunas de las propuestas del “comité de sabios” para esta reforma tributaria, como la de imputar como renta la vivienda habitual en propiedad. Y dado que el mismo informe reconoce que la supresión del impuesto de transmisiones generaría una “importante distorsión en el mercado inmobiliario, dado que la vivienda nueva seguiría quedando gravada por el IVA”, todo parece indicar que tampoco seguirá las recomendaciones de los expertos en este punto.

Fuente: cincodias.comRecaudacion.jpg

Compartir este post

Repost 0
Published by mediterraneanbeach
Comenta este artículo

Comentarios